Ante tanta competencia, las buenas ideas escasean y la labor de encontrar un buen nombre de empresa se convierte en complicada. Estamos en una era en la que la diferenciación es extremadamente necesaria, algo que se trabaja empezando por el nombre de una marca. Por ello, os mostramos algunos trucos para generar un buen nombre de empresa.

1. Ten una historia que contar

Todo gran nombre guarda una buena historia detrás, por lo que es buena idea crear una marca a través de una anécdota o relato. Sabemos que todos no tenemos una vida apasionante, pero seguro que a todos nos ha pasado algo relevante en nuestra vida que nos ha hecho cambiar de opinión o pensar de una forma determinada. El ejemplo claro es Apple, una empresa tecnológica que tiene por logo una manzana mordida y que no vende manzanas, ni las produce. El hecho es que Steve Jobs tenía una dieta en la que digería únicamente manzanas, de ahí viene la historia.

Ten una historia que contar

2. Fácil de pronunciar

Quizás, es, incluso, más importante que sea fácil de escribir, ya que muchas marcas no han necesitado marketing o publicidad porque se han expandido por el “boca a boca”. Por ello, es esencial que el nombre sea fácil de pronunciar no sólo en el español o inglés, sino en varios idiomas.

Así que, una de las opciones es que no contenga muchas consonantes. Este consejo se remite a que es mucho más fácil para el receptor recordar un nombre que es fácil de pronunciar, que si no lo es. Por tanto, no os compliquéis la vida en demasié.

3. Que no signifique nada raro en otro idioma

Esto no se suele tener en cuenta y es realmente importante para el caso en el que queramos expandirnos en varios países. No es la primera vez que una marca potente no puede operar en un país por tener un nombre que tiene un significado raro u obsceno en el idioma de dicho país. Por lo que, no está de más que, una vez que hayamos dado con un nombre, lo expongamos en 4 ó 5 idiomas distintos. Es una manera de prevenir problemas comerciales en un futuro y de no acotarnos a una población concreta o un idioma determinado. De esta manera, no encontraremos dificultades de expansión en el futuro.

Nombres comerciales cortos

4. Corto​

Existen estudios que determinan que los nombres comerciales cortos son mucho más exitosos que los que tienen nombres compuestos o demasiado largos. Lo que sí os puedo asegurar es que a “Don Google” no le hace ninguna gracia los nombres largos cuando queremos posicionarlos en su motor de búsqueda. Dicho esto, los nombres cortos son idóneos para una creación de marca o de una empresa porque son fáciles de posicionar, recordar y, en muchos casos, pronunciar. Pensad en el nombre de “ASOS”, fue fácil memorizarlo y pronunciarlo ¿Verdad?

5. Sentimientos

Una de las mejores formas de llamar la atención al público objetivo es conseguir despertar sus sentimientos o hacer que se sientan identificados con un lema, nombre, política o estilo de vida. En referencia a los sentimientos, es muy recomendable que el nombre haga referencia a un sentimiento que ligue su actividad empresarial, como ocurre con Amazon (Amazing, amazed). Por otro lado, es obvio que muchas personas no se sientan identificado con el nombre de la empresa o marca, ya que no piensan igual, no cala el lema o no comparten el estilo de vida. Esto se trata de llamar la atención, algo que es muy complicado de conseguir, pero que es necesario a la hora de elegir el nombre.